Introducción

Los problemas por ansiedad y estrés se caracterizan por una exagerada, y excesiva ansiedad y preocupación acerca de acontecimientos de la vida cotidiana, sin razones evidentes para preocuparse. Las personas con síntomas de ansiedad generalizada tienden a esperar siempre el desastre y no pueden dejar de preocuparse por la salud, dinero, familia, trabajo o escuela. 

En las personas con trastorno de ansiedad, la preocupación es a menudo poco realista o fuera de la proporción de la situación. La vida cotidiana se convierte en un estado constante de preocupación, miedo y terror. 

Eventualmente, la ansiedad domina el pensamiento de la persona, y así interfiere con el funcionamiento diario, incluyendo el trabajo, escuela, actividades sociales, y las relaciones.

Las mujeres con mayores niveles de ansiedad y tensión nerviosa a menudo necesitan desarrollar formas más efectivas de lidiar con el día a día, puesto que mientras algunas mujeres tienen una estabilidad emocional sana, otras pueden ser abrumadas con episodios de estrés y ansiedad muy intensos. A continuación encontrarás una variedad de recursos para ayudarte a combatir estos síntomas.

¿Cuáles son los síntomas de la ansiedad? 

La ansiedad afecta la manera de pensar de una persona, pero también la ansiedad puede conducir a síntomas físicos. Los síntomas del trastorno de ansiedad pueden incluir:

- Excesiva, preocupación y tensión constante
- Una visión irrealista de los problemas
- Inquietud o sensación de estar "nervioso"
- Irritabilidad
- Tensión muscular
- Dolores de cabeza
- Sudoración
- Dificultad para concentrarse
- Náuseas
- La necesidad de ir al baño con frecuencia
- Cansancio
- Problemas para dormirse o para permanecer dormido
- Mayor facilidad para sobresaltarse

Además, las personas con trastornos de ansiedad a menudo tienen otros trastornos (como el trastorno de pánico, trastorno obsesivo-compulsivo y las fobias), sufren de depresión, y / o abuso de drogas o alcohol.

¿Qué causa la ansiedad? 

La causa exacta de este trastorno no es totalmente conocida, pero una serie de factores - incluyendo la genética, la química del cerebro y el estrés ambiental - parecen contribuir a su desarrollo.

Genética: Algunas investigaciones sugieren que el historial de la familia desempeña un papel en el aumento de la probabilidad de que una persona desarrolle la ansiedad. Esto significa que la tendencia a desarrollar la ansiedad puede ser repercutida en las familias.

La química del cerebro: la ansiedad se ha asociado con niveles anormales de ciertos neurotransmisores en el cerebro. Los neurotransmisores son los mensajeros químicos especiales que ayudan a mover la información de neurona a neurona. Si los neurotransmisores están fuera de balance, los mensajes no pueden ir a través del cerebro adecuadamente. Esto puede alterar la manera en que el cerebro reacciona en determinadas situaciones, lo que lleva a la ansiedad.

Factores ambientales: Trauma y eventos estresantes, como el abuso, la muerte de un ser querido, divorcio, cambio de trabajo o escuelas, pueden conducir a la ansiedad. La ansiedad también puede empeorar durante los períodos de estrés. El uso y el retiro de sustancias adictivas, incluido el alcohol, la cafeína y la nicotina, también pueden empeorar la ansiedad.

¿Cómo se diagnostica la ansiedad? 

Si los síntomas dla ansiedad están presentes, el médico comenzará una evaluación haciendo preguntas acerca de su historial médico y realizando un examen físico. Aunque no existen pruebas de laboratorio para diagnosticar específicamente los trastornos de ansiedad, el médico puede realizar varias pruebas para buscar una enfermedad física a partir de los síntomas.

El médico basa su diagnóstico de TAG en los informes de la intensidad y la duración de los síntomas - incluyendo los problemas funcionales causados por los síntomas. Luego, el médico determina si los síntomas y el grado de disfunción indican un trastorno de ansiedad específico. Se suele diagnosticar si los síntomas están presentes en unos días más que durante un período de al menos seis meses. Los síntomas también deben interferir con la vida diaria, tales como causar que falte al trabajo o a la escuela. 

¿Cómo es el tratamiento de la ansiedad?

Si no se encuentra ninguna enfermedad física, usted puede ser referido a un psiquiatra o psicólogo, profesionales de salud mental que están especialmente capacitados para diagnosticar y tratar las enfermedades mentales como la ansiedad. El tratamiento para la ansiedad más frecuente incluye una combinación de medicación y terapia cognitivo-conductual.

- Medicamentos: Existen medicamentos disponibles para tratar la ansiedad, y pueden ser especialmente útil para las personas cuya ansiedad interfiere con el funcionamiento diario. Los medicamentos más usados para tratar la ansiedad en el corto plazo son una clase de pastillas llamadas benzodiazepinas. Estos medicamentos se denominan a veces como "tranquilizadores", porque hacen que el paciente se sienta tranquilo y relajado. Funcionan disminuyendo los síntomas físicos de ansiedad generalizada, como la tensión muscular y la inquietud.

-  La terapia cognitivo-conductual: personas que sufren de trastornos de ansiedad a menudo participan en este tipo de terapia, en el que aprenden a reconocer y cambiar patrones de pensamiento y conductas que conducen a sentimientos de ansiedad. Este tipo de terapia ayuda a limitar el pensamiento distorsionado mirando a las preocupaciones de forma más realista.

Además, las técnicas de relajación, como la respiración profunda y bioretroalimentación, puede ayudar a controlar la tensión muscular que a menudo acompaña al trastorno de ansiedad.