Las madres adolescentes corren el riesgo de experimentar complicaciones durante el embarazo que pueden causar problemas de salud tanto para la madre como para el niño. La falta de preparación física para el embarazo, combinada con opciones de vida arriesgadas como el tabaquismo y el abuso de drogas, aumentan las probabilidades de complicaciones.

Las adolescentes pueden aumentar la posibilidad de tener un embarazo saludable, y reducir las posibles complicaciones, mediante una búsqueda de atención prenatal temprana y siguiendo un estilo de vida saludable.

Bajo peso al nacer

Los bebés nacidos de madres adolescentes a menudo tienen bajo peso al nacer, y los bebés nacidos de madres menores de 15 años corren mayor riesgo. El bajo peso al nacer oscila entre 1,5 y 2,5 kilos. Los malos hábitos alimenticios son comunes entre las adolescentes, lo que puede resultar en un bajo aumento del peso durante el embarazo y una nutrición deficiente. Fumar, abuso de drogas y otras complicaciones del embarazo, como la presión arterial alta, pueden facilitar el bajo peso al nacer de los bebés también.

Labor prematura

Las madres adolescentes enfrentan la posibilidad de un parto prematuro, o el parto que comienza antes de las 37 semanas de gestación. Físicamente, las madres adolescentes tienen órganos reproductivos inmaduros que pueden no estar preparados para llevar a un bebé a término. Las enfermedades de transmisión sexual y el tabaquismo también aumentan el riesgo de parto prematuro y nacimiento.

Alta presion sanguinea

El aumento de la demanda de flujo sanguíneo durante el embarazo puede poner presión sobre el sistema cardiovascular sin desarrollar de una madre adolescente, que puede no estar preparado para manejar la carga circulatoria extra. La presión arterial alta, también llamada hipertensión inducida por el embarazo (PIH), puede desarrollarse como resultado. Incluso con el tratamiento, PIH puede convertirse en una condición más grave llamada preeclampsia, que es una combinación de presión arterial alta, hinchazón de las manos, la cara y los pies. Preeclampsia y PIH pueden ambos resultar en peso fetal reducido.

Anemia

El hierro es un nutriente importante para los glóbulos rojos saludables. La sangre que es baja en hierro no es tan eficaz para una circulación de sangre rica en oxígeno a los tejidos y órganos del cuerpo. El embarazo coloca una demanda adicional en el cuerpo al hacer circular la sangre a la placenta en desarrollo y el bebé puede robar las células de hierro. Combinado con una dieta pobre en alimentos ricos en hierro, que es común entre los adolescentes, la anemia puede ocurrir. La anemia puede ser tratada durante el embarazo al consumir alimentos ricos en hierro o suplementos de hierro según sea necesario.

Sobre El Autor

Madre de dos hijos, llena de consejos útiles para la belleza y para el cuidado de la salud.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.