Si alguna vez ha intentado dejar de fumar, sabe lo difícil que puede ser. Pero si está apunto de tener una cirugía, dejar el hábito realmente vale la pena. Científicos de la Mayo Clinic dicen que si usted deja de fumar antes de la cirugía, incluso si es sólo por el día de la cirugía, reducirá el riesgo de que surjan ciertas complicaciones.

El Dr. David Warner aconseja a sus pacientes sobre los beneficios de dejar de fumar antes y después de la cirugía.

“Recomendamos a nuestros pacientes a dejar de fumar por el mayor tiempo posible antes de la cirugía, y, luego, por lo menos una semana después de la cirugía”

,dice Warner.

Los cigarrillos aumentan el nivel de monóxido de carbono en la sangre, y disminuyen los niveles de oxígeno. La disminución del oxígeno incrementa la posibilidad de un ataque al corazón. Fumar también puede retrasar la curación de heridas quirúrgicas e incluso aumentar el riesgo de infección. Por último, el tabaquismo aumenta el riesgo de problemas pulmonares como la neumonía.

“Así que si la gente puede dejar de fumar esto puede realmente reducir sus probabilidades de tener este tipo de complicaciones”, dice Warner.

Él dice que cuanto más tiempo pueda dejar de fumar antes de la cirugía, mejor, pero incluso si usted acaba de dejar de fumar la mañana misma de la cirugía, sus riesgos se reducen, esto debido a que el monóxido de carbono y la nicotina sólo permanecen en el cuerpo de 8 a 12 horas.

Muchos de los fumadores quieren dejar de fumar, y la cirugía es un buen momento para dejar de fumar definitivamente.

Vale la pena. No sólo para reducir su riesgo de complicaciones después de la cirugía, sino también para aumentar su oportunidad de una vida larga y saludable.

El Dr. Warner dice que someterse a una cirugía parece ser un gran motivador para las personas a dejar el hábito.

Sobre El Autor

Madre de dos hijos, llena de consejos útiles para la belleza y para el cuidado de la salud.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.