Las sonrisas deslumbrantes parecen estar al alcance de todos, gracias a que el negocio de blanqueamiento de los dientes está en auge. Desde tiras de blanqueamiento de venta sin receta a los tratamientos del dentista profesional, no parece haber ninguna razón para no ponerse al día con los dientes manchados u oscurecidos.

Los efectos secundarios no son comunes cuando se utilizan estos productos según las instrucciones, pero pueden ocurrir. Antes de embarcarse en un régimen de blanqueo hecho por sí mismo, he aquí algunos consejos de seguridad de blanqueamiento de los dientes para mantener su boca y encías saludables.

Vea a su dentista primero
Consiga una limpieza profesional y un examen de la boca, incluso si decide blanquear sus dientes en casa con tiras o geles sin receta. Podría ser que todo lo que necesita es una limpieza a fondo para restaurar sus dientes.
El examen también puede detectar algunas caries. Tener la cavidad tratada primero es crucial para mantener seguros los dientes a blanquear.
Su dentista evaluará la salud de sus encías. Si se inflaman, es prudente posponer el blanqueamiento.
Pregunte a su dentista acerca de cual sistema sin receta utilizar. Pregunte a su dentista cuanto blanqueamiento podría esperar. Los dientes se oscurecen con la edad, y la gama de color varía de persona a persona.

Compre los productos blanqueadores de dientes con prudencia 

Los productos para el hogar para blanquear los dientes contienen peróxidos, peróxido de carbamida por lo general, en varias concentraciones – a menudo 10% a 20% o menos.
Elija un producto con un agente de rango medio de blanqueo – no la concentración más baja o más alta. Si lo tolera bien, pero no está consiguiendo el efecto de brillo que desea, puede optar por una mayor concentración.
Algunos productos de casa para blanquear los dientes tienen el Sello de Aceptación de la ADA.
Siga las instrucciones al pie de la letra
Dejarse las tiras o geles por más tiempo del aconsejado puede irritar las encías. Más no es mejor y podría conducir a problemas.

Después de la sesión de blanqueamiento de dientes, evite las bebidas ácidas como los refrescos o las bebidas deportivas durante un par de horas para proteger sus dientes.
Sea realista
Para estar en el lado seguro, las mujeres embarazadas o madres lactantes deben posponer el blanquear sus dientes.
Las coronas no se blanquean. Así que si tiene coronas que se ven al sonreír, blanquear los dientes puede producir una apariencia irregular de color.

Esté atento por los dientes sensibles
La sensibilidad dental leve y temporal puede ocurrir con muchos productos para blanquear los dientes. Si la inflamación o la sensibilidad son muy molestos, interrumpa el tatamiento y hable con su dentista.
Si las bandejas no encajan bien, pueden irritar las encías. Si se observa este efecto, también es aconsejable dejar el producto para blanquear los dientes.
Si sus dientes y encías estén en buenas condiciones, es menos probable que la sensibilidad sea un problema.

No se convierta en un adicto al blanqueamiento
Con la accesibilidad y la variedad de productos para hacerlo usted mismo, algunos consumidores piensan que más es mejor.
¿Cuánto es demasiado? Después de seguir las instrucciones para blanquear, y consiguiendo un buen resultado, una aplicación al mes de forma preventiva o una sesión de retocado suele ser suficiente.
Cuando los dientes alcanzan un tono realista, sólo es necesario repetir las sesiones de blanqueo dos veces al año o menos.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.