Fumar y los trastornos del sueño a menudo van de la mano. Todos los estimulantes afectan la capacidad del cuerpo para quedarse y mantenerse dormido. La dependencia del cigarrillo significa que el sueño podría ser interrumpido o demorado al ansiar el cuerpo por nicotina. La enfermedad y las molestias también pueden hacer que sea difícil quedarse y permanecer dormido. No tener suficiente sueño puede resultar en la privación del sueño. Sensación de sueño e irritabilidad durante el día hacen que sea difícil encontrar la energía y el compromiso para romper un hábito ya establecido como es el tabaquismo.

Puede haber algunas personas que no estén conscientes de los efectos nocivos del tabaco. Lamentablemente la educación no ha sido suficiente como para impedir que mucha gente continúe o comienze a fumar. Las presiones sociales, la disponibilidad y la formación del hábito de fumar hacen que dejar de fumar sea difícil por lo que los fumadores siguen arriesgando su salud y la de los demás.

Sentirse Relajado
La nicotina es un estimulante como la cafeína y te mantiene despierto. Muchos fumadores afirman que fumar les hace sentirse más calmados y les ayuda a relajarse. Es posible que los fumadores confundan los aspectos repetitivos de fumar y su uso en situaciones sociales con una sensación de relajación. Los hechos son diferentes. Fumar estimula la mente y el cuerpo y causa problemas de sueño.

Fumar es altamente adictivo. Entra en el sistema nervioso central y aumenta la frecuencia cardíaca y la presión arterial y dilata las arterias. Se eleva el nivel de glucosa en la sangre y disminuye la resistencia a la infección y la enfermedad. El cáncer de pulmón es la enfermedad que más comúnmente se asocia con el tabaquismo, además de que también contribuye a la arteriosclerosis (estrechamiento de las arterias), enfermedad arterial coronaria y accidente cerebrovascular.

Los fumadores pueden sufrir de mal aliento, enfermedades de las encías, pérdida de dientes, envejecimiento prematuro y el estigma social. Las mujeres embarazadas ponen riesgo su salud y la de su bebé.

El tabaquismo pasivo
Aunque fumar está prohibido en muchos lugares públicos, los fumadores siguen afectando la salud de los no fumadores. Las parejas están particularmente en riesgo. Los fumadores son propensos a la tos y dificultades para respirar. No sólo se pueden despertar a si mismo, si no que también a sus parejas. También pueden roncar o sufrir de otros trastornos respiratorios que afectan su capacidad de dormir. Fumar en el dormitorio y la casa afecta a la calidad del aire y aumenta el riesgo de accidentes. La preocupación por la salud de la pareja puede llevar a la ansiedad. La ansiedad es una de las principales causas de insomnio.

Sobre El Autor

Madre de dos hijos, llena de consejos útiles para la belleza y para el cuidado de la salud.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.